En nuestra sociedad obsesionada por el aspecto físico, muchas personas piensan que el sobrepeso es un problema estético. Pero, en realidad, el sobrepeso es un problema médico porque puede afectar gravemente la salud de una persona.

La diabetes y la enfermedad cardíaca son problemas de salud que pueden deberse al sobrepeso. El sobrepeso también puede afectar las articulaciones, la respiración, el sueño, el estado de ánimo y los niveles de energía de una persona. Por lo tanto, el sobrepeso puede afectar toda la calidad de vida de una persona.

Es natural que la persona que desea bajar de peso quiera hacerlo rápidamente. Sin embargo, la evidencia demuestra que las personas que bajan de peso en forma gradual y constante (entre 450 y 900 gramos por semana) logran mejores resultados en no volver a recuperarlo.

Bajar de peso en forma saludable no se trata solamente de seguir una dieta o programa. Es llevar un estilo de vida estable que incluya cambios a largo plazo en la alimentación diaria y los hábitos de ejercicio.

¿Porque bajar de peso no siempre significa adelgazar?

El músculo y la grasa tienen diferentes densidades, la misma cantidad en cuanto al peso de ambos ocupa un espacio diferente. Kilo por kilo la grasa ocupa casi el doble del espacio que el músculo.

La mayoría de la gente habla de perder peso sin tener en cuenta la pérdida de grasa. Y el peso es un factor tan variable que puede llevarte directa a la confusión y a la frustración.

“Usamos los términos perder peso y perder grasa de manera intercambiable, pero son cosas muy diferentes”, puedes hacer una dieta extrema que te haga perder peso de forma rápida pero no grasa, y volver a ganar después el doble.

Con una alimentación sana junto a un buen entrenamiento constante lograrás a tu objetivo y lo mantendrás en el tiempo!