Ultrasonidos
Mediante ultrasonidos se transmite energía (calor) mediante ondas de frecuencia superior a la del sonido al área seleccionada.
Magnetoterapia
Los campos magnéticos de baja frecuencia y alta intensidad nos ofrecen un arsenal terapéutico útil en múltiples patologías que afectan al sistema nervioso, circulatorio, aparato locomotor y patologías de la piel.
Los efectos regeneradores de la magnetoterapia, unido a su alta tasa de penetración en el cuerpo humano, hacen del magnetismo terapéutico un tratamiento preciso que, además de ser fácil de aplicar, ayuda eficazmente frente a procesos inflamatorios y múltiples patologías que cursan con dolor local, siendo eficaz para el tratamiento de enfermedades músculo-esqueléticas.
Uso estético de los ultrasonidos
Con ultrasonidos se pueden tratar múltiples afecciones, como pueden ser la celulitis, adiposidad, grasa localizada, estrías, cicatrices, acné, etc.
Es un método no invasivo e indoloro, que utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para romper el adipocito y promover la liberación y eliminación de su contenido.
Uso Rehabilitativo de los Ultrasonidos
El ultrasonido terapéutico se aplica en tejidos lesionados acelerando la tasa de curación y mejorando la calidad de la reparación de lesiones de ligamentos, tendones, fascia, cápsula articular, tejido cicatrizal, etc.
Entre sus beneficios con respecto al uso de calor o frío se encuentra que no produce ningún efecto físico perceptible por el paciente, no genera ninguna sensación inmediata. Sin embargo, no se trata de un placebo: sus efectos curativos han sido probados a nivel científico.